5 consejos para tratar con un niño enojado

Tratar con un niño enojado puede ser todo un reto, pero el reto no es el niño sino cómo los padres manejamos la situación para que el niño aprenda a entender sus emociones.

Presta atención a este artículo, así la próxima vez tendrás más herramientas para poder hacer frente a los enojos de tu hijo. Aunque no es fácil, no es imposible.

#1 No grites

Algunos padres le gritan a sus hijos al decirles que se portaron mal, como si los gritos fueran el único modo de quitar el enfado de los pequeños, pero lo único que consiguen es reforzarlo. Si tu hijo está enfadado lo último que debes mostrar es tu ira y tus desafíos constantes, esto solo le hará sentir más fuera de control sus emociones.

#2 Transmite calma

En lugar de gritarle a tu hijo deberás buscar la calma en la situación para que él también se pueda calmar. A un niño enojado le cuesta mucho reconducir su conducta, necesita la ayuda y la guía del adulto. Deberás mantener la calma ante la crisis porque si eres razonable y estás relajada podrás transmitir este estado emocional al pequeño, con lo que será más fácil para él poder calmar sus nervios sea cual sea el conflicto.

#3 No desafíes

Un niño enfado no necesita un retador para calmarse, si le desafías solo le pondrás más nervioso y estarás encendiendo la mecha de un petardo, ¡luego no te alarmes si el petardo explota! Si sientes la necesidad de desafiar a un niño enojado deberás valorar por qué te ocurre esto y buscar las soluciones pertinentes para poder equilibrar primero tu interior. Puedes buscar estrategias de calma como la relajación por respiración o la meditación.

#4 No intentes razonar en medio de la ira

Muchos padres intentar que sus hijos entiendan las cosas en medio de una rabieta, pero en este momento solo estará bloqueado y no atenderá a razones. Debes esperar a que pase la tormenta, y cuando ya le hayas ayudado a calmarse, será cuando podrás intentar razonar sobre lo ocurrido y sobre el motivo de su enfado.

#5 Aplica las consecuencias por el mal comportamiento, no por el enfado

Todos tenemos derecho a enfadarnos y un niño también, si se enfada es algo que debe aprender a manejar. El enfado no es una mala emoción, solo indica que hay algo del entorno que no le está haciendo bien. Pero durante el enfado debes aprender a manejar tu conducta, por lo que si tu hijo tiene un mal comportamiento durante su enfado deberás establecer unas consecuencias claras.

Intenta recordar estos 5 consejos la próxima vez que tu hijo se enoje, verás que la calma llega rápido.

Fuente: iMujer

Originally posted 2016-01-14 02:21:14.

Loading...