Dolor de ciática: 7 soluciones PRÁCTICAS para aliviarlos

Muchas de nosotras sabemos lo que es sufrir de ciática, ese dolor que nos corre por la pierna y es causado por un nervio pinzado en la espalda baja.

Y, ¡quienes lo sufrimos queremos conocer cómo aliviarlo! Por eso, aquí está la respuesta.

masajes

1. Quiropraxia

¿Sabías que la quiropraxia es, en muchos casos, tan efectiva como la cirugía? Y por supuesto, mucho menos riesgosa y fácil de aplicar. Otro de los beneficios de la quiropraxia es que sus efectos pueden durar hasta un año.

¿Te preguntas cuáles son estos efectos? Reduce la inflamación y promueve el buen funcionamiento de los mecanismos corporales naturales para la curación del cuerpo.

 

2. Acupuntura

Si el dolor es muy intenso, la acupuntura puede ser tu mejor opción, ya que puedes sentir alivio tan pronto como en la primera sesión, aunque se tarda unas 12 sesiones para ver una mejoría notoria.

3. Yoga

Aunque los efectos del yoga en la ciática todavía no hayan sido estudiados bien a fondo, muchos profesionales concuerdan que sus movimientos suaves pueden ser beneficiosos.

Al fortalecer los músculos y mejorar la flexibilidad, la práctica de yoga puede ayudar a los enfermos de ciática a moverse y evitar posturas que agudicen su aflicción.

4. Masaje

El nervio ciático se encuentra debajo de un músculo llamado piriforme, ubicado debajo de los glúteos. Cuando el músculo piriforme se estrecha pinza el nervio ciático y causa hormigueo y entumecimiento en la pierna. Por eso, un masaje que aplique presión en las zonas irritadas e inflamadas del músculo piriforme, así como en los músculos de la espalda baja y glúteos puede aliviar el dolor.

5. Hielo o calor

Debido a que el nervio ciático está “enterrado” dentro de la nalga y la pierna, aplicar hielo o calor en la superficie del cuerpo no aliviará la inflamación interna. No obstante, sí pueden ayudarte a hallar algo de alivio.

¿Nuestra recomendación? Consulta a tu médico lo antes posible y aplica una compresa de hielo o una bolsa térmica de semillas, según sea necesario, durante 15 minutos.

6. Analgésicos y relajantes musculares

Tomar un medicamento antinflamatorio no esteroideo, ya sea de venta libre (como el ibuprofeno) o recetado, puede atenuar el dolor. Debido a que los espasmos musculares dolorosos también pueden acompañar a una hernia de disco, los médicos a veces recetan relajantes musculares o analgésicos para ponerle punto final a la aflicción.

7. Ejercicio y fisioterapia

Aunque moverte es, con toda probabilidad, lo último que quieras hacer, es importante mantenerte activa, porque si te quedas acostada en la cama el dolor demorará más en irse.

Intenta realizar caminatas de 15 o 20 minutos. Y si eso duele demasiado, prueba con la natación o los ejercicios aeróbicos en el agua, ya que no hay tanta presión en la espalda cuando se está en el agua.

También puedes consultar a un fisioterapeuta, quien puede prescribirte ejercicios de estiramiento para recuperar la flexibilidad en la espalda o movimientos que fortalezcan los músculos de la base y ayuden a estabilizar la columna vertebral.

Estas representan algunas alternativas para liberarte del dolor. Ahora bien, antes de implementarlas, es imprescindible que consultes a un profesional; él sabrá recomendarte cuál de todas estas opciones es la más adecuada para tu caso.

Fuente: iMe

Originally posted 2016-01-16 21:39:24.

Loading...