Qué hacer cuando tienes ganas de llorar

Vivimos en una sociedad en la que se exalta tanto el valor del pensamiento positivo casi como si el hecho de ser optimista las veinticuatro horas del día y sentir alegría fuese un imperativo categórico. Sin embargo, por muchas dosis de optimismo que tengamos, hay momentos de la vida que son realmente duros. Instantes en los que lo que resulta antinatural es disfrazar el dolor de un matiz distinto.

Así ocurre, por ejemplo, ante la muerte de un ser querido cuya presencia echamos tanto de menos, ante la soledad que produce el desamor, ante decepciones importantes o incluso, en el desempleo de larga duración. ¿Qué hacer cuando tienes ganas de llorar? La pregunta esconde la respuesta en sí misma: llora y desahógate. Las lágrimas tienen una función terapéutica. Canaliza este malestar interno a través de la expresión externa.

En muchas ocasiones ocurre que cuando una persona llora delante de un amigo, este le dice que no lo haga. Es un consejo que todos hemos podido dar en algún momento de la vida, con el deseo de no ver sufrir a quien nos importa y cuyo dolor nos conmueve. Sin embargo, el llanto también es salud cuando está producido por una causa lógica y razonable.

El conflicto no reside en el llanto en sí mismo sino en el hecho de que se haga crónico ya que en ese caso, puede ser síntoma de una depresión.

Llorar es bueno para la salud del alma y el corazón. Cuando tienes ganas de llorar, transforma tus lágrimas en esperanza al permitirte ser vulnerable pero también fuerte. Y es que, es en los momentos de adversidad cuando descubrimos cómo podemos crecernos ante la dificultad. Las lágrimas ayudan a cicatrizar las heridas internas, tienen una función terapéutica. No las reprimas pero tampoco te recrees en ellas.

Originally posted 2016-03-25 18:14:50.

Loading...